CTA

Absolución ya de Hugo Aranea, Secretario General de CTAA Viedma

Organizaciones populares de Viedma, provincia de Río Negro, denuncian la persecución de la que es objeto el dirigente mapuche y exigen su absolución en el juicio que arranca este 27 de abril. También demandan soluciones a los reclamos populares y el cese de la criminalización de la protesta social.
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

Las organizaciones abajo firmantes repudiamos la persecución política que lleva adelante el gobierno de Río Negro junto al Poder Judicial provincial contra el compañero Hugo Aranea, Secretario General de nuestra Central. Desde hace meses se pretende sostener una imputación sin sustento, por el delito de usurpar, contra un compañero que ha sido parte de los reclamos históricos de vivienda y barrios con dignidad; protagonizados por la mayoría del pueblo trabajador viedmense, excluido generación tras generación de tales derechos.

La acusación, además de injuriante, no deja de ser ridícula pues se presume que busca usurpar para construir una vivienda un compañero que todos sabemos que vive en otro lugar -en el barrio Santa Clara- ya que asistimos a su casa taller lxs compañerxs de las organizaciones sociales y políticas, de la comunidad ‘Pu lamuen’ y los cientos de clientes de su tapicería.

Para la fiscal Rodríguez Frandsen tampoco importa el hecho de que el terreno en cuestión es el que utilizaron las familias del barrio para construir un espacio comunitario que, entre actividades recreativas y educativas, da de comer a decenas de familias. Se busca generar un fallo para criminalizar la protesta y así desalentar la lucha por derechos fundamentales. Nosotrxs ni abandonaremos nuestros sueños ni dejaremos de abrazar las legítimas demandas de tierra, techo, trabajo y dignidad para todxs.

Una vez más reiteramos el repudio a un sector del poder judicial que es indiferente a las injusticias sociales que se ejercen sobre lxs trabajadorxs y funcional a los intereses de los sectores reaccionarios y conservadores, defensores de los privilegios del poder económico concentrado pues se ensaña contra quienes luchan por el derecho a la tierra, al territorio, a la vivienda, al trabajo genuino, por el medioambiente y por la justicia social.

En un contexto de crisis socioeconómica profunda y frente al desastre de una de cada tres familias con déficit de vivienda, la única reacción del ejecutivo provincial ha sido deslegitimar las demandas populares, criminalizar la pobreza, la necesidad y la organización desde abajo para reclamar derechos reconocidos en la Constitución Nacional, provincial y tratados internacionales. Esa exclusión y miseria que impone a las familias trabajadoras, sólo puede sostenerse con una política condenatoria y un poder judicial cómplice que criminaliza a lxs pobres y persigue a quienes se organizan para acompañar sus reclamos.

La misma represión aplican el gobierno provincial y su brazo judicial subordinado al poder contra las comunidades originarias y los colectivos medioambientales. Es evidente, que la estigmatización y criminalización no restituye derechos negados, ni soluciona la miseria y la falta de vivienda digna que sufren miles de familias. Al contrario, profundiza el incumplimiento de los derechos más elementales y violenta a lxs más vulnerables. Pero es funcional a los discursos de odio de los Bullrich, Pichetto y otros que hacen su negocio electoral y coherente con la impunidad que se le garantiza a los verdaderos usurpadores de las tierras rionegrinas como el magnate Lewis, Benetton, Roco, etc.

Si los gobiernos municipal y provincial no efectivizan políticas públicas de hábitat, dejan lugar a los atropellos como el que se produjo con la destrucción con topadoras de dos viviendas en el barrio Costa Este la semana pasada. Pero lo más grave es que condenan a la permanente precarización de sus condiciones de vida y hábitat a cientos de familias trabajadoras de nuestra ciudad. Frente a ello, y pese a la criminalización de la protesta, seguiremos organizadxs para exigir tierras para vivir y barrios con vida digna para todxs.

-Exigimos el cese de la persecución y la criminalización de la protesta al pueblo y a sus organizaciones sociales.

-Toda nuestra solidaridad con el compañero Hugo Aranea, Secretario General de la CTA Autónoma de Viedma.

-Políticas públicas para el acceso a la tierra, la vivienda, los servicios, la urbanización e integración de los barrios populares.

 

Mesa Local de Barrios Populares de Viedma

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

Noticias relacionadas:

En la noche de este jueves 21, una asamblea de trabajadorxs del Sindicato Único de Trabajadores de Administraciones Portuarias (SUTAP) fue rodeada por un desproporcionado operativo policial, en clara acción intimidatoria. A consecuencia de esto, el sindicato declaró el Estado de Alerta y Movilización con quite de colaboración.
La Federación Nacional Territorial, que nuclea a las organizaciones sociales ancladas en todo el territorio nacional, emitió un comunicado repudiando la represión desatada contra pobladores de la zona del Lago Mascardi y exhorta al gobierno nacional a garantizar la paz y el derecho de los legítimos dueños de la tierra.

Últimas Noticias:

Tras las medidas del Ministerio de Desarrollo Social que los movimientos sociales caracterizan de ajuste y ataque a los sectores que el Gobierno prometía priorizar, en todo el país se movilizaron las organizaciones de todo el espectro político. “El secreto fiscal no se abre para evasores y millonarios”, señalan.
Desde el lunes 21 al 25 de noviembre ACTRAV OIT Turín cerró de forma presencial en la región su curso sobre Empleo Pleno, Productivo y Libremente Elegido e Ingresos. También se abordaron otros temas como los salarios vitales, la transición justa y el nuevo Contrato Social.
Tras arduas negociaciones, el Sindicato del Personal de Servicio Doméstico (SiPeSeDo) de la CTA Autónoma de Río Negro alcanzó un aumento del 24% sobre el salario de noviembre en la Comisión Nacional de Trabajo en Casas Particulares. La suma constituye un alza en los ingresos mayor a la planteada en un principio por el Ejecutivo, pero es aún insuficiente dado el proceso inflacionario que atraviesa el país.