CTA

Perú elige su destino

por Nicolás Honigesz

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

El próximo 6 de Junio, Perú elige presidente, en medio de una de las crisis políticas y económicas más agudas de las ultimas décadas. En tan sólo cuatro años el país transandino tuvo cuatro presidentes;  los últimos seis han sido procesados por corrupción.

La crisis de representatividad de los partidos mayoritarios  y de la clase política  hizo que se presentaran en  la primera vuelta 18 candidaturas. Pedro Castillo (Perú Libre) alcanzó el 19,10% de los votos,  seguido por Keiko Fujimori (Fuerza Popular) con el 13,7%, entre ambos se definirá la presidencia el 6 de junio.

Pedro Castillo irrumpe en la escena política en el 2020  como candidato por Perú Libre, luego de que el líder de ese partido, Vladimir Cerrón, fuera inhabilitado y condenado a tres años y nueve meses de prisión suspendida, por negociación incompatible y aprovechamiento del cargo cuando era gobernador de Junín.

El triunfo inesperado de Pedro Castillo,  subestimado por la derecha  e incluso por la izquierda tradicional peruana,  desconcertó a gran parte de la elite de dicho país. Pedro Castillo es  un maestro rural y referente regional del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación del Perú nacido en Cajamarca, en la sierra del norte, una de las zonas más pobres del país. El candidato de 51 años  se define como un hombre de la izquierda marxista. Castillo tomó notoriedad y protagonismo en el 2017,  al dirigir  una huelga en varias regiones del país por 75 días en reclamo de mejoras salariales y condiciones laborales.

El candidato,  que  se presenta en la campaña con un sombrero campesino  de paja  de ala ancha y un lápiz, supo cautivar el voto  del electorado de la zonas rurales campesinas y del interior del Perú. Sus principales propuestas son: convocar una Asamblea popular  para redactar una nueva Constitución y derogar la Constitución de 1993,  que el 10% del PBI sea asignado a educación (actualmente se asigna el 3.5%),  nacionalizar los recursos naturales y prohibir su privatización.

En contrapartida, por tercera vez en una segunda vuelta para la presidencia Keiko Fujimori, llega al balotaje con un caudal de 13.7% de votos.

Con 47 años, Keiko, de extracción conservadora, anuncia que el país necesita una “Demo-Dura”  una democracia de mano dura. La candidata es

hija del expresidente Alberto Fujimori, quien gobernó de 1990 a 2000 y actualmente cumple una condena de 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos.  Keiko Fujimori,  actualmente procesada,  cumplió dos veces parte de una orden de prisión preventiva entre octubre de 2018 y mayo de 2020 a causa de una investigación en curso por supuesto lavado de activos provenientes de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, para presuntamente, financiar sus campañas de 2011 y 2016.

La Candidata defiende la Constitución de 1993 (promulgada durante el gobierno de su padre) y en su plan de gobierno, «Rescate 2021», propone el «desarrollo de una verdadera economía social de mercado» que promueva «el trabajo formal, el desarrollo de emprendimientos, las asociaciones público-privadas y la inversión sostenible y socialmente responsable».

Fujimori es  considerada la candidata con mayor porcentaje anti voto, pero  esto no le impidió  ser finalista en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2011 y 2016, en las que perdió frente a Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski (PPK), respectivamente, aunque en 2016, su partido obtuvo la mayoría absoluta en el Congreso.

Las elecciones se llevarán a cabo el 6 de Junio. Las distintas encuestas colocan a Pedro Castillo por un estrecho margen de 10 puntos por sobre Keiko Fujimori, quien intenta convocar a las sectores disparados de la derecha  y  los sectores de centro para aumentar su caudal de votos. Por los tiempos convulsionados,  la falta de institucionalidad,   los intereses y actores, tanto nacionales como internacionales,  y algunas experiencias pasadas en la región  el desenlace es incierto.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Noticias relacionadas:

Otras opiniones

transparente
transparente
transparente