CTA

Por una política sobre el cuidado

Se realizó el segundo encuentro del Consejo Asesor que involucra el cuidado de personas mayores y con discapacidad en Argentina, una iniciativa interagencial coordinada por ONU Mujeres. CTAA y ATE estuvieron presentes.
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en email
Email
Ferreres

La iniciativa forma parte del Programa “Recuperación socioeconómica a la crisis provocada por COVID 19 desde una perspectiva de género: Promoviendo la autonomía económica de las mujeres y el cuidado de personas mayores y con discapacidad en Argentina”. Organizado por ONU Mujeres, junto a la Oficina del Coordinar Residente (OCR), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el propósito del segundo encuentro realizado por zoom, fue compartir los resultados, hallazgos y desafíos planteados en su implementación.

Al respecto, Carlos Ferreres, dirigente de las áreas de Discapacidad de CTAA y ATE planteó que “hubo un significativo empoderamiento de los y las compañeras que actuaron en unidad y organización en ámbitos públicos nacionales e internacionales. Se creó la intersindical que agrupa a las tres centrales e interactúan con otras organizaciones feministas. En tal sentido el Programa es un gran éxito”. Pero por otro lado, sitúo el contexto en el cual se ejecutaría, “un marco de ajuste, de mayor recorte fiscal lo que hace que tanto la Ley de Cuidado que promovía el Ministerio de la Mujer, que contó con innumerables aportes de organizaciones sociales y sindicales, como la política pública para el cuidado, queden más alejadas de poder concretarse. El desafío es no desistir ante la falta de voluntad del gobierno para implementar las políticas públicas y el seguro rechazo de la oposición de derecha que es esencialmente ANTIDERECHOS”, afirmó el dirigente.

Por otro lado, Ferreres, dejó en claro que “una política de cuidado es imprescindible para que las personas con discapacidad puedan ejercer sus derechos. Teniendo como objetivo la igualdad y la equiparación de oportunidades en el ejercicio de los derechos, el planteo amplía el concepto de ‘cuidado’, vinculándolo a la salud, a la educación, al trabajo como a la vida familiar, social y recreativa de la persona con discapacidad. Es así que el derecho a la salud debe ser integral, garantizando tratamientos, medicación, prótesis y ortesis; y debe contar con cuidadores profesionales según los requerimientos de la discapacidad. En educación se requieren maestros integradores, adaptaciones edilicias, curriculares, comunicacionales. En el trabajo, ajustes razonables, trabajo acorde a la formación e idoneidad, reinserción laboral, readaptación profesional ante accidentes o enfermedades laborales, capacitaciones, no discriminación para garantizar una carrera laboral. Todos estos ejes junto al deporte y la recreación, la vida familiar, social y cultural, exigen políticas de cuidado”.

En referencia al trabajo de cuidadores, acompañantes terapéuticos y acompañantes para el desarrollo de la vida laboral, social o cultural planteó la necesidad de crear un registro nacional donde se consideren la formación, la incumbencia y la idoneidad para cada figura. “Las remuneraciones son muy bajas y tampoco figuran en el nomenclador del Sistema de Salud, es decir que un adulto mayor o una persona con discapacidad no tienen garantizado el cuidado”, explicó Ferreres.

El objetivo del Programa, ya en su etapa de cierre, fue promover la autonomía económica de las mujeres en Argentina por medio de dos estrategias principales. Por un lado, incrementar su participación en el mercado laboral mediante una distribución más igualitaria del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado y mejoras en las condiciones laborales de las personas trabajadoras del  cuidado de personas mayores y personas con discapacidad. Por otro lado, fortalecer la inclusión y educación financiera de las mujeres a fin de promover una inserción laboral de calidad, así como evitar los altos niveles de endeudamiento asociados a la gestión financiera de los cuidados, altamente feminizada.

En la foto: Carlos Ferreres, Secretario de Discapacidad de CTA Autónoma.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en email
Email

Noticias relacionadas:

El lunes militantes con Discapacidad se hicieron presentes en Almirante Brown para expresar su postura frente a la iniciativa de la Agencia Nacional de Discapacidad de modificar esta ley. Subrayaron con gran preocupación el incumplimiento histórico de la legislación, y la necesidad de base: presupuesto para la implementación efectiva de políticas públicas.
CTAA y ATE se conectan a la vida, promoviendo derechos de las personas con discapacidad.
El 2° Congreso Nacional Ordinario de la CTAA contó con intérprete en lengua de señas; una Central que crece en inclusión.
La reunión se realizó el miércoles 20. Se exigió el cumplimiento del cupo laboral para personas con discapacidad y el pase a planta permanente.

Últimas Noticias:

Dirigentes sociales, sindicales y políticos de nuestro país recibirán denuncias por los crímenes y la represión del gobierno de Guillermo Lasso contra la protesta indígena. Ya son cinco los muertos y siete desaparecidos. La tarea humanitaria comenzó esta mañana con una conferencia de prensa.
La Coordinación Nacional de Trabajadoras/es de la Industria celebró su segundo Consejo Ejecutivo Nacional en la sede de Foetra. Se ponderó el crecimiento de este espacio, se definió el plan de acción, y se subrayó la importancia de la fuerte presencia de la CNTI en la elección de la CTA Autónoma ha realizarse el 11 de agosto. El encuentro sesionó en homenaje al compañero Francisco Dolmann.
El pasado jueves 16 de junio, en los Tribunales Federales, tuvo lugar una presentación exigiendo que se concrete el llamado a la instancia del juicio oral y público en la causa que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos el 20 de marzo de 1975 en Villa Constitución.