Yo jubilado…

José Luis Álvarez

 

Por primera vez un representante de la élite accede al gobierno por voto directo y democrático y no por la fuerza, quiere decir que está acompañado por una parte importante del pueblo y sectores populares. Por lo tanto hay una disputa cultural muy fuerte que hay que dar en termino político. Para dar la no hay que repetir lo que había, sino generar algo nuevo , si uno hace lo mismo no tenemos que depender de las grietas de ellos , sino hay que recomponer el campo popular, tenemos una gran ventaja que es la capacidad de nuestro pueblo de salir a la calle a reclamar por sus derechos, venimos de un tiempo de una estrategia de fragmentación del campo popular y entonces nos hace bien reflexionar sobre algunas cosas. El camino no será corto en tanto y en cuanto no hagamos notar las perspectivas de una construcción nueva.

 

No hay que juntarse, sino debatir y hacer una participación colectiva. También hay que saber que la libertad sindical no puede ser de las consignas orales y si debe ser formatos que motoricen el protagonismo de los trabajadores y buscar la unidad y autonomía . No quiere decir apoliticismo sino respetar la identidad de esas organizaciones sin alineación al partido de gobierno.

 

Organizar asambleas no sólo para discutir salarios, sino también para discutir proyecto de país y organizar una construcción propia y no decir que este gobierno es malo, si no tenemos que demostrar que somos mejores y eso se hace convocando el protagonismo del pueblo y transformar la realidad.

 

Los males de la Democracia se solucionan con más democracia, y esto se consigue con más protagonismo y poder popular, y recorriendo esa ancha avenida que hicieron los grandes dirigentes cómo Agustín Tosco, Germán Abdala , Héctor Cuagliaro y otros.