Silvina Calveyra: “Hay que detectar quién está arriba de la pirámide del delito de trata de personas”

 

La Secretaria Adjunta de CTA Autónoma Entre Ríos y Titular de “Red Alerta” de la provincia de Entre Ríos, Silvina Calveyra, remarcó la dimensión que ha tomado el corredor Paraná-Santa Fe en cuanto al comercio sexual en la región. La información concreta que se maneja en la Justicia Federal local, con datos precisos, señala que en la mayoría de los casos detectados en la capital provincial las víctimas son mujeres santafesinas, que son trasladadas por proxenetas para ser explotadas en Paraná. Al respecto Silvina Calveyra dijo que “la trata de personas es un delito que se viene incrementando a nivel nacional y mundial. Las mujeres son explotadas sexualmente y se están vulnerando derechos básicos como la dignidad de la mujer”.

 

Agregó también que “el hombre que paga por sexo coloca a la mujer en un lugar de dominación y sumisión. Hay varias cuestiones que nos marcan que la prostitución no es un trabajo. El abolicionismo no pretende perseguir a las mujeres en situación de prostitución, sino que pretende buscar un Estado que sea garante de políticas públicas para resolver y garantizarle a las mujeres, educación, salud, vivienda digna, etc.”

 

“Muchas veces la prostitución tiene que ver con la precarización laboral, y en la emergencia, acuden a estas situaciones, nosotros tenemos que bregar por políticas públicas integrales” remarcó la Titular de “Red Alerta” en mención a la relación de la prostitución con la falta de empleo. Al mismo tiempo alertó por un fuerte vínculo con la violencia de género. En este sentido, Calveyra dijo que “hay un plan nacional de erradicación de la violencia de género que se aprobó el año pasado y ahora llevamos un ítem para agregar al proyecto que tiene que ver con la igualdad de trato”. Y agregó que “obviamente se necesitan recursos para garantizar estos derechos sociales, no alcanza con un subsidio, hay que garantizar un trabajo digno”. Por otro lado, alertó que en Entre Ríos la situación es “crítica”, y Paraná está ubicada en una zona fronteriza estratégica para quienes se dedican a comercializar con mujeres.

 

“Luego del cierre de varios prostíbulos en Entre Ríos, las mujeres fueron trasladadas a países vecinos para continuar siendo explotadas”, aseveró Calveyra.

 

“Nosotros presentamos un proyecto para cerrar los prostíbulos, y definir qué hacer con esas mujeres, cómo combatíamos ese delito. Estas redes van mucho más rápido que quienes estamos en el trabajo de combatirlas. Y son enmascaradas bajo otras figuras”.

 

Por último, al ser consultada acerca de cómo combatir este delito, Silvina Calveyra dijo que “primero hay que combatir el delito, el delito se combate con una fuerte política pública que va de la mano de una decisión.  No solo el delito de la trata sino del narcotráfico que hoy van de la mano. No hay que detectar quién está debajo de la pirámide del delito sino quien está arriba. Por eso es importante que cuando hablamos de los quioscos de barrio que venden droga, es importante denunciarlos. La línea nacional para denunciar la trata de personas o abuso vinculada a la explotación es el 145 y también sirve para denunciar el narcotráfico”.

 

Como mención al último caso relacionado con esta problemática, el pasado 12 de diciembre una menor de 14 años oriunda de Santa Fe que era buscada por sus padres fue rescatada por la Policía en la zona de la terminal de ómnibus de Paraná, en Entre Ríos. La adolescente se encontraba con un hombre también santafesino, de 49 años, quien ya había sacado pasajes para Misiones.

 

La Trata de personas en Argentina

 

Durante 2016, hubo un total de 3.256 denuncias vinculadas a la trata de personas. Los casos denunciados van desde la explotación sexual y laboral, hasta el secuestro y venta de niños, pasando por ofertas laborales engañosas, traslado de personas, y hasta desaparición de las mismas. Sin embargo, la cantidad de personas asistidas o rescatadas por esta problemática, fue una de las menores desde la creación del organismo encargado de contabilizarlas, en 2008.

 

En la mayoría de los casos -1.865-, las denuncias proceden de la Ciudad de Buenos Aires, seguidas por las provincias de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa -que concentran en total 480 casos-. En tercer lugar, se ubica el norte del país -Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, Santiago del Estero-, con 275 denuncias.