Resoluciones de la reunión de Conducción Nacional de la CTA Autónoma

 

El pasado 26 y 27 de febrero de 2019 se reunieron la Comisión Ejecutiva Nacional y la Conducción Nacional de la CTA Autónoma en la sede del Movimiento de Ocupantes e Inquilinos (MOI) ubicada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Con la participación de las Secretarias y Secretarios Generales de 18 provincias en la que se pasó revista a la situación política, sindical, económica y social que atraviesa nuestro país y la región, se llevó a cabo una rica discusión sobre los pasos a seguir de acuerdo a la realidad tanto de cada provincia como de cada sector sindical o social.

D0bQ8eqWkAIcqjv

En ese contexto, la Conducción Nacional de la Central tomó las siguientes resoluciones:

  1. Convocar al Paro Nacional de Mujeres para el próximo 8 de Marzo y participar de las movilizaciones que se realicen en cada localidad de nuestro país.
  2. Impulsa y construir junto al Movimiento 21F, el Frente Sindical por el Modelo Nacional y la CTA de los Trabajadores un Paro Nacional para la segunda quincena de Marzo 2019  con movilizaciones en todo el país, en el marco de un Plan de Lucha  y en base a un programa de puntos mínimos que intente dar respuesta a la crisis actual.
  3. Exigir un sueldo mínimo de $30.000 para los trabajadores y trabajadoras de nuestro país, un piso de aumento salarial anual de 40% con cláusula gatillo en caso de que sea superado por la inflación y un aumento de emergencia de las jubilaciones y pensiones y de las asignaciones universales que logren equiparar la pérdida de poder adquisitivo de estos últimos meses.
  4. Solicitar a todas las Centrales Obreras y Organizaciones impulsar conjuntamente este pedido de salario mínimo y aumento salarial para todas las trabajadoras y trabajadores.
  5. Desplegar la Campaña “YO NO LLEGO” por la condonación de la deuda familiar (respecto a los servicios públicos y los intereses de las tarjetas de crédito) en todas las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, tratando dar la pelea por unir todas las iniciativas respecto a dicha temática que está ahogando a miles de familias.
  6. Rechazar rotundamente el intento del Gobierno de bajar la edad de Imputabilidad. Queremos a los chicos en las escuelas, no en las cárceles. Por eso, seremos contundentes en exigir a lo largo y ancho del país “NO A LA BAJA”.
  7. Repudiar el cerco judicial y el encarcelamiento de las luchadoras y luchadores sociales que enfrentan este modelo económico y organizar jornadas unitarias contra la criminalización de la protesta y por la liberación de los presos políticos en Argentina.
  8. Rodear de solidaridad efectiva al conflicto docente, participar de las medidas que se tomen para lograr la reinstalación de la paritaria nacional docente, en defensa de la educación pública y mayor inversión en Educación e impulsar la unificación de todas las luchas de las trabajadoras y trabajadores estatales.
  9. Apoyo y solidaridad activa y militante con el pueblo venezolano y su gobierno democráticamente electo encabezado por Nicolás Maduro con la consigna de “Fuera Yanquis de Venezuela, por la paz y el respeto a la voluntad popular y contra cualquier injerencia extranjera”.
  10. Intensificar las acciones nacionales e internacionales por la Democracia y Libertad Sindical, derechos que están siendo conculcados en la práctica cotidiana por este gobierno al no dar cumplimiento tanto con las resoluciones de la OIT y la justicia respecto a otorgamiento de personerías gremiales de organizaciones (como FeTERA y otras) que ya han superado exitosamente todas las trabas impuestas pero que, sin embargo, no obtuvieron esa herramienta jurídica que consolida su representación en la práctica, como así también los incumplimientos flagrantes respecto a normas vigentes (como la utilización arbitraria de las conciliaciones obligatorias y las multas a los sindicatos). En este sentido, denunciar la práctica antisindical del gobierno que, contrariamente a ese criterio utilizado contra varias organizaciones sindicales, otorga inscripciones gremiales en tiempo récord a grupos de dudosa representación y dentro del ámbito de sindicatos ya existentes, con el objetivo de fragmentar el colectivo sindical en nuestro país.