Perder soberanía = Energía como bien de lujo

 

Por José Rigane, sec. adjunto CTA Autónoma y sec. gral. FeTERA

 

Argentina alcanzó la paridad de importación en los combustibles. ¿Qué significa esto?

 

Con los últimos aumentos de combustibles que hubo en el país, donde YPF incrementó 8% marcando el ritmo de las subas de las demás petroleras, los precios llegaron a igualar al de las importaciones.

 

Es decir, en la Argentina de Macri y Aranguren cuesta lo mismo los combustibles refinados en el país que importarlos desde el exterior.

 

De esta manera, la producción petrolera -que ya viene en caída- corre serios riesgos de caer aún más (y más despidos de petroleros) si da lo mismo producir que importar combustibles.

 

La energía es estratégica para el desarrollo del país. No puede estar más en manos de las empresas privadas y multinacionales que especulan para ganar más dinero y saquean nuestros recursos naturales, nuestros bienes comunes, y perjudican a nuestro pueblo. No les importa el país, los recursos, nuestra tierra.

 

Bolivia acaba de crear Yacimientos del Litio Boliviano (YLB), la empresa 100% estatal para la producción de litio.

 

El desafío tiene que ver con que la energía esté en manos del Estado, pero con un nuevo tipo de gestión estatal de contenido social, que incorpore a otros sectores y sin cometer los errores del pasado.

 

La lucha por la soberanía energética es fundamental para los trabajadores/as y el conjunto de nuestro pueblo.

 

La paridad en la importación de combustible es menos producción, más desempleo y un ataque a la soberanía.