Ortega arrasó en Nicaragua con el 72,5% de los votos y un ausentismo del 42,8%

El Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua consagró este lunes como presidente a Daniel Ortega, y como vice a su esposa, Rosario Murillo, con el 72,5 por ciento de los sufragios obtenidos por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Con el 99,8 por ciento de las mesas electorales escrutadas, y una participación electoral del 57,2 por ciento de los habilitados, Ortega sumaba 1.803.944 votos (72,5 por ciento), frente al 15 por ciento de su principal rival, el ex guerrillero de la “Contra” que enfrentó al sandinismo en los 80, Máximo Rodríguez, del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), que así contabilizaba 373,230 sufragios, detalló el CSE.De este modo, Ortega superaba el resultado del 2011, en su anterior reelección, cuando obtuvo 1.569.287 votos.
En tercer lugar se sitúa el ganadero José del Carmen Alvarado, del Partido Liberal Independiente (PLI), con un 4,5 por ciento, según el informe provisional leído por el titular del CSE, Roberto Rivas.

En cuarto lugar se ubica el pastor evangélico Saturnino Cerrato, con el 4,3 por ciento, de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN).

En quinta posición está el abogado Erick Cabezas, del Partido Conservador (PC), con un 2,3 por ciento de los votos; y en sexto y último lugar Carlos Canales, de la Alianza por la República (Apre), con un 1,4 por ciento.

Rivas destacó que esos resultados son irreversibles y ya no ofrecerán una comparecencia para rendir un informe con el 100 por ciento de las mesas escrutadas.

Antes de la lectura de estos primeros resultados, anoche, miles de simpatizantes del presidente Ortega y Murillo salieron a las calles y plazas de Managua para celebrar anticipadamente su victoria en las elecciones de este domingo, cuestionadas por el Frente Amplio Democrático (FAD), la principal coalición opositora de Nicaragua, que llamó a la abstención por considerar “ilegítimos” y una “farsa” a estos comicios.

Los nicaragüenses votaron para elegir entre otros cargos a su próximo presidente, con Ortega como favorito a la reelección, en una jornada caracterizada por la “normalidad”, según las autoridades, las fuerzas de oposición que sí participaron y los “acompañantes” sin funciones de observadores de la OEA, cinco ex mandatarios y más de 100 expertos electorales latinoamericanos, y una baja afluencia de votantes, según los opositores.

Ortega era el gran favorito para conseguir su cuarto mandato y tercero consecutivo, está vez junto a su influyente esposa, aspirante a vicepresidenta, en un proceso cuestionado tanto por la ausencia del principal bloque opositor como de la observación internacional.

Previo a la lectura de los primeros resultados provisionales, líderes del FAD, declararon que no reconocerán los resultados de esta “farsa electoral y fraude constitucional”.

FUENTE: http://www.telam.com.ar/