Nuestro derecho a decidir no tiene precio

Al leer la comunicación pública que se hace desde el triunviro de la CGT sobre la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, que dialécticamente es tener el derecho ciudadano de abortar, recordé de una frase de Silvia Federici (feminista italiana) donde plantea que “el sistema capitalista se afianza desde sus orígenes sobre la explotación de las mujeres” y el control sobre nuestros cuerpos.

Los dichos por la conducción de la CGT demuestran que existe una concepción arraigada y naturalizada aún en muchos espacios de no respetar la importancia que tiene para nosotras el echo de decidir, de respetar nuestros deseos a elegir una maternidad no forzada, no controlada por el patriarcado quien busca desde todos los tiempos amedrentarnos y domesticarnos.

Desde la CTA-A expresamos que no es cierto el argumento patriarcal de “costos” para atender el IVE cuando la mujer lo requiera. El derecho a la salud y al aborto es una deuda que la “democracia” tiene con nosotras, y es una cuestión de salud pública en donde las obras sociales tienen el rol de garantizar las prestaciones “TODAS” sin lucro ni mercantilismo.

El costo que pagamos nosotras ante la clandestinidad, la ilegalidad y el mercantilismo es el de la muerte de mujeres de nuestra clase, mujeres trabajadoras expresadas en diversas organizaciones.

Las mujeres del movimiento sindical, territorial, barrial, social de la CTA-A no estamos dispuestas a retroceder en la conquista del derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, ni a que nuestros cuerpos queden invisiblizados.

Aborto Legal, Seguro y Gratuito en los hospitales y en las obras sociales YA!!

Dora Martínez
Secretaría Adjunta CTA Autónoma