Las CTA´s serán recibidas por la CIDH para denunciar la represión a la protesta social y persecución a dirigentes sociales

Desde este lunes 23 al 25 de octubre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos llevará a cabo una serie de audiencias en el marco del 165 período de sesiones de dicho organismo. El acontecimiento, que tiene como punto de encuentro la ciudad uruguaya de Montevideo, contará con la presencia de la CTA Autónoma y la CTA de los Trabajadores con el fin de recibir una lista de denuncias producto de la represión a la protesta social y la persecución a dirigentes sindicales por parte del Estado argentino.

 

En este sentido, la CIDH concedió el espacio para que tanto la CTA-A representada por Hugo Blasco, Secretario de Derechos Humanos, y la CTA de los Trabajadores a través de Roberto Baradel, Secretario de Relaciones Internacionales, junto a la Asociación de Abogados Laboralistas y jueces laborales puedan denunciar tanto los ataques que sufrieron distintos dirigentes sindicales por defender y reclamar derechos de los trabajadores, como la justicia por actuar conforme a derecho. En este marco, los casos que se presentarán ante dicho organismo internacional abracarán desde la persecución, estigmatización, hostigamiento y amenazas a referentes sociales y sus familias hasta las intervenciones en distintos sindicatos y exoneraciones a compañeros por reclamar mejores salarios y condiciones de trabajo.

 

Cabe mencionar también que en el día de hoy, lunes 23, las centrales sindicales de Uruguay, Brasil y Argentina acompañarán la audiencia sobre la crítica situación de Brasil marcada por la reforma laboral, el golpe institucional y la violación a los derechos humanos, mientras que el miércoles 25 la CIDH recibirá al Comité por la Libertad de Milagro Sala.

 

Desde diferentes organismos señalan que resulta inédito que la CIDH convoque a una audiencia que incluya las temáticas que van a denunciar las CTA´s, por lo que constituye un evento importante para nuestro país y la región, teniendo en cuenta el contexto regresivo que se vive en lo que hace a los derechos sociales tanto a nivel local como regional.