LA MAL LLAMADA REFORMA LABORAL. DENUNCIAS EN LA OIT

Por José Rigane*

La llamada reforma laboral se trata de una precarización de los derechos laborales. El gobierno piensa que el problema son los derechos de los trabajadores, y han construido un mecanismo que le dicen “reforma” pero se trata de la precarización de derechos establecidos. Derechos ganados por el movimiento obrero a lo largo de años de lucha, y que ahora quieren modificar en claro perjuicio para los  trabajadores y beneficioso para acrecentar las ganancias de los empresarios.

 La mal llamada reforma no tiene nada que ver con mejorar la situación de la Argentina. Es necesario gobernar para los 44  millones de argentinos, y no como lo hace este gobierno que lo hace en función de los intereses de los que más tienen y  de los que concentran riqueza.

 De manera inaudita el presidente tiene que salir a justificar los aumentos, los tarifazos, algo que perjudica a la mayoría de la ciudadanía, sin embargo Macri respalda esa decisión política que viene implementando hace dos años, junto al proceso inflacionario, la devaluación del dólar y el bajo poder adquisitivo de los trabajadores, con palabras que apelan al esfuerzo colectivo cuando no hay otra cosa que la trasferencia de ingresos de los trabajadores a los sectores concentrados de la economía.

 Ese escenario además se acompaña con las acciones antidemocráticas y antisindicales que se ejercen desde el Ministerio de Trabajo cuando no reconoce -a pesar de lo que dice nuestra constitución- lo que dicen los convenios internacionales de la OIT sobre la libertad y democracia sindical. Este es el gobierno que más organizaciones sindicales ha intervenido y no se encuentra otorgando la certificación de autoridades ya que solamente lo hace de manera provisoria por 90 días, algo que ningún gobierno en épocas de la democracia ha realizado. Además tiene como política constante la de poner límites al desarrollo de los objetivos paritarios, es decir, a establecer desde el gobierno qué es lo que se puede admitir como aumento salarial.

 Estas y otras cuestiones hemos podido denunciar con Pablo Micheli en la reunión de la OIT en Ginebra. Debemos parar la política de ajuste de Macri que además exige cada vez más mecanismos de represión para poderla implementar.

 *Secretario General del Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata
Secretario General de la FeTERA (Federación de Trabajadores de la Energía de Argentina
Secretario Adjunto de la CTA-Autónoma