La CTA Autónoma participó de la presentación del Protocolo y Recomendación contra todas las formas de trabajo forzoso

En el marco de la lucha mundial contra todas las formas de trabajo forzoso/formas modernas de esclavitud, se llevó a cabo la presentación del Protocolo y Recomendación que complementa el Convenio sobre tema. Cabe mencionar que esta guía fue conjuntamente elaborada por la OIT  y la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex). La CTA Autónoma fue invitada a participar de dicho encuentro que reunió a organizaciones y espacios de todo el país comprometidos con dicha causa.

 

Se trata de un nuevo instrumento jurídicamente vinculante que requiere que los Estados adopten medidas relativas a la prevención, protección y a acciones jurídicas y reparadoras para dar efecto a la obligación de suprimir el trabajo forzoso. Únicamente pueden ratificarlo aquellos Estados que hayan conformado el Convenio Nº 29.

 

La Recomendación sobre el trabajo forzoso (medidas complementarias) 2014 (Nº 203), ofrece orientación práctica, sin carácter vinculante, acerca de la prevención, protección a las víctimas y su acceso a la justicia.

 

Las disposiciones principales del Protocolo, entre otras cosas, pretenden:

 

  • Brindar educación e información a las personas consideradas particularmente vulnerables así como a empleadores y al público en general;
  • Fortalecer los servicios de inspección del trabajo y otros servicios responsables de la aplicación de esta legislación;
  • Realizar acciones para abordar las causas generadoras y los factores que aumentan el riesgo de trabajo forzoso;
  • Adoptar medidas sistemáticas en coordinación con las organizaciones de trabajadores y de empleadores.

 

Datos relevantes

 

  • 21 millones de hombres, mujeres y niños están hoy sometidos al trabajo forzoso: son víctimas de la trata, están sujetos a un régimen de servidumbre por deudas o trabajan en condiciones análogas a la esclavitud.
  • El 90% de las víctimas son objeto de explotación en la economía privada.
  • Las víctimas trabajan a menudo en lugares ocultos de la mirada pública y son difíciles de identificar.
  • El 44% del total de las víctimas ha emigrado internamente o cruza fronteras.
  • 150 mil millones de dólares de los EE.UU. son el monto de las ganancias ilícitas. Las industrias y empresas deben hacer frente a la competencia desleal, mientras que los Estados pierden miles de millones en impuestos sobre la renta y contribuciones a la seguridad social que han dejado de percibir