“El pensamiento de Marx no es teoría, es práctica construida desde los pueblos”

A 200 años del nacimiento de Carlos Marx, se realizó el seminario “Marx y la política” que reunió a 80 docentes e investigadores de 8 países de América Latina, entre ellos Paraguay, México, Colombia, Chile, Haití, Cuba, Brasil y más de 7 ciudades de toda la Argentina. “El pensamiento de Marx no es teoría, es práctica construida desde los pueblos”, fue una de las premisas centrales de este encuentro de saberes, que debatió sobre la obra –conocida y no tan conocida- de este intelectual y luchador.

2c82075d-5cf6-4b2a-892a-0a80d166fdf7

El seminario estuvo coordinado por la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas (FISYP), en cooperación con el Instituto de Estudios y Formación de la CTA Autónoma, el Centro de Pensamiento Crítico Pedro Paz de la Facultad de Ciencias Económicas, Jurídicas y Sociales, FCEJS de la Universidad Nacional de San Luis; el Grupo de Trabajo de CLACSO sobre la Economía Mundial, la SEPLA y la Fundación Rosa Luxemburgo.

 

El Secretario de Formación de la CTA Autónoma, Julio Gambina, fue el encargado de dar las palabras de apertura del evento, aclarando que el objetivo no era el de un debate académico ni intelectual sobre los aportes teóricos de Carlos Marx, sino el afán de recuperar la tradición política que su pensamiento representa.

 

“Carlos Marx, nacido hace 200 años, estaba elaborando los elementos fundamentales de la crítica a la economía política, cuando aparece la primera vez el tema de la plusvalía, un tema esencial porque explica de dónde surge el excedente del orden capitalista. Si algo se expande en la actualidad es la mercantilización de la fuerza de trabajo. Hombres, mujeres y niños que están crecientemente vendiendo su fuerza de trabajo para sobrevivir, para mal vivir”.

 

5ab88e83-ca09-4fdf-b1fb-1de74096c246

Gambina añadió que los pensadores están necesitados de recuperar teóricamente a Marx, ya que las clases dominantes aparecen ganando una batalla en el continente. “Esto se explicita con los triunfos de la derecha: Macri en la Argentina, Trump en Estados Unidos, Bolsonaro en Brasil. Hay una sensación ideológicamente sembrada de que los pueblos están corriendo hacia la derecha, porque estos gobernantes acceden a través de votaciones y son miles de personas respaldando los proyectos políticos de derecha y descolocando a cualquier visión de izquierda”. Destacó al mismo tiempo “la enorme actividad y experiencia de organización y movilización del movimiento popular en la región para encarar procesos de emancipación en el camino de procesos históricos de transición como el cubano a punto de cumplir 60 años de experiencia en la construcción del socialismo”.

 

Los asistentes coincidieron en que la izquierda y los marxismos en sus distintas variantes están desafiados a recrear las condiciones políticas que den posibilidad a las revoluciones, ya que el aporte teórico de Marx sirvió para que distintas corrientes de pensamiento constituyeran la lucha de clases en una realidad del sistema mundial.

 

Unas 25 intervenciones enriquecieron el debate. A su turno, intervino el profesor de la Universidad del Estado de Haití y President de SEPLA, Camille Chalmers, quien consideró que es imperativo regresar a Marx porque es una teoría que ha tenido una extraordinaria fecundidad sobre el campo teórico; así como muchos procesos revolucionarios se han inspirado en la praxis de este filósofo.

 

“Marx vive en nuestras luchas y está presente en nuestras esperanzas y en todas las cuestiones alternativas que queremos hacer. Su extraordinario poder explicativo te da la posibilidad de entender las contradicciones del mundo actual y los procesos de acumulación capitalista”.

 

En el encuentro, también intervino el economista chileno Orlando Caputo Leiva, quien refirió que, en América Latina, la explotación laboral es redoblada por el capital financiero. “El capitalismo crea a nivel mundial una organización social, política y económica a su imagen y semejanza; y el modelo entra en crisis porque produce mucho, no porque produzca poco”.

 

Para dar su visión sobre el caso cubano, también participó el ex ministro de Economía de esa isla caribeña, José Luis Rodríguez, quien explicó cómo las ideas del Marxismo se han unido a un pensamiento histórico de lucha, junto a las ideas de José Martí y el Ché Guevara. “No es lo mismo la nacionalización de los medios de producción que la socialización de esos medios de producción, porque esta última requiere una participación más activa”.

 

También proveniente de Cuba, participó Gladys Hernández Pedraza, investigadora del Centro de Investigación de la Economía Mundial, quien ha estudiado ampliamente el papel de China frente al pensamiento Marxista. Destacó que en la actualidad en el gigante asiático “se produjo una ruptura importante en la tendencia que marcaba el acercamiento de China al libre mercado. Las grandes desigualdades económicas han provocado que se vaya conformando una élite. Estas desigualdades surgieron luego de las reformas del campo y ya no podemos hablar de una China rural, porque hay un gran desequilibrio entre áreas rurales y urbanas”.

93ed0390-a8b9-4f71-b1da-12a5f83b08b1

En representación de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA Autónoma) participó el docente Jorge Cardelli, quien refirió que “el gran descubrimiento de Marx estaría en el plano político y no en el plano económico. El papel revolucionario de su pensamiento está presente en la clase obrera y es el proletariado el que va a hacer la revolución”.

 

Por su parte, Horacio Catena de la Conducción Nacional de la CTA, proveniente de Tierra del Fuego, privilegió el pensamiento de Marx desde un aspecto muy personal de su vida: “Reivindico el marxismo porque nos salvó la vida, salvó a mi familia y nos dio sentido. Encontrar herramientas por las cuales luchar es muy importante para un hijo de laburante”.

 

En su intervención, el docente e investigador de Misiones, Juan Agüero, se refirió al término “gubernamentalidad financiera” que pretende explicar cómo el sistema que crea condiciones favorables para los grupos de poder privilegiados y construye sus propios actores para manejar el arbitrio del mundo.

 

Agüero destacó que “si Marx viviera hoy escribiría el cuarto tomo de El Capital y se llamaría ‘El Capital Financiero’ porque éste tiene ahora una absoluta supremacía sobre el trabajo. Este capital está por encima del Estado y termina definiendo el destino de los ciudadanos”.

 

Los investigadores coincidieron en que el mundo está viviendo una nueva etapa del neoliberalismo, que ha provocado la mercantilización y la pérdida de los derechos laborales en todos los países de América Latina y el Caribe.

 

La profesora Marina Machado, miembro de SEPLA y del Grupo de Trabajo CLACSO sobre economía mundial, afirmó que “la realidad social está en movimiento y si la teoría no está en movimiento, no acompaña a la realidad social. El marxismo debe ser autocrítico como corriente política y debemos pensar cuál es el valor universal de la sociedad en que vivimos”.

 

El seminario fue propicio para dar un cálido y emotivo saludo a Beatriz Rajland, vicepresidenta de la FISYP y presidenta de la Asociación por una Tasa a las Transacciones Financieras Internacionales Especulativas (ATTAC), quien fuera señalada por la agencia informativa Infobae por supuesto lavado de dinero para favorecer a grupos violentos. Los presentes respaldaron a Rajland ante las acusaciones de la prensa, que promueve la parálisis y la desmovilización de las acciones contra los grupos hegemónicos de poder, como el G20 y el FMI.

 

Para concluir, la coordinadora del encuentro, Gabriella Roffinelli, se dirigió a los presentes con un mensaje que invitó a continuar investigando. “La obra de Marx no es una obra terminada, no está publicada en su totalidad. Debemos recuperar su pensamiento para nutrir las luchas sociales de hoy en día, de los movimientos de mujeres, pueblos originarios y organizaciones ecologistas”.

 

Los asistentes consideraron que es necesario transformar el trabajo como actividad humana, junto a los movimientos sociales y obreros, para articular las luchas y construir un discurso anticolonial, antirracista y antipatriarcal. “Los aportes teóricos de Marx son el elemento esencial para una verdadera revolución”.