Diada de Cataluña: masiva movilización por la independencia y contra las persecuciones del Estado Español

El 11 de septiembre, más de un millón de personas movilizaron en Barcelona. Reclamaron el cumplimiento del mandato de independencia dado a los representantes el 1 de octubre (1-0). Bajo el lema “directas a la cima” de la república, a las 17:14 hs comenzó la ceremonia rememorando el año 1714 en el cual las tropas borbonas entraron en Barcelona luego de un largo asedio.

La “ola sonora” indicó primero la caída del Rey, representado por un naipe del rey de espadas dado vuelta, luego fue la caída de un muro con el dibujo de un hámster en una rueda representando el “procesismo 2.0” que gira y gira sin llegar a ningún lado. Así dieron a llamar a la intención de parte del Estado Español que intenta dar una “independencia” simbólica y mantener sin autonomía a Cataluña.

Finalmente, la “ola sonora” hizo caer el artículo 155 de la constitución española.

Luego tomaron la palabra referentes y dirigentes como la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, El presidente de la Associació de Municipis per la Independència (AMI), Josep Maria Cervera, La integrante de los Comités de Defensa de la República (CDR) Glòria Coranas, Núria Tarrés, la madre del CDR actualmente exiliado en Bélgica Adrià Carrasco, Aamer Anwar, abogado de la exconsellera exiliada en Escocia Clara Ponsatí.

En sus exposiciones indicaron la necesidad de  seguir avanzado hacia a la república catalana y lograr la independencia,  además señalaron que hay que priorizar «el interés colectivo al de partido» y repudiaron la actuación judicial y policial del Estado español a partir del 1 de octubre, los procesos judiciales contra los líderes soberanistas,  el «asedio policial» del que es víctima el colectivo, y «la brutalidad y represión» que actúa como una dictadura franquista». También advirtieron que la mayoría de los ayuntamientos de Catalunya están comprometidos con la independencia y que no hay retorno. Indicaron que el 1-O es un mandato democrático más que suficiente para hacer efectiva la independencia sin más dilaciones.