DE LA INDIGNACIÓN POR EL TARIFAZO A LA MOVILIZACIÓN POR LA SOBERANÍA

Por José Rigane, secretario Adjunto CTA Autónoma, sec. Gral. de FeTERA y Luz y Fuerza Mar del Plata

 

Los tarifazos de 55% en electricidad y 35% en gas no deben sorprender. El propio gobierno y las empresas habían anunciado el cronograma de aumentos. Lo que debe sorprendernos, indignarnos y salir a luchar y organizarse es el saqueo, anunciado o no anunciado.

 

El tarifazo es la punta del iceberg de algo más grande: El Modelo de privatización y extranjerización de la energía en la Argentina. Por si fuera poco, el gobierno también anunció aumentos en transporte, agua, y la lista sigue y sigue.

 

Desde la CTA Autónoma y la FeTERA, como trabajadores/as de la energía, creemos que la indignación ante la estafa al pueblo por parte de las privatizadas y el gobierno de Macri por los tarifazos tiene que traducirse en denuncia, organización y lucha.

 

En todo el país donde está la FeTERA venimos denunciando y organizándonos entre los trabajadores/as y usuarios/as contra el tarifazo.

 

Es una lucha que puede comenzar en la pelea contra los tarifazos como la medida más tangible para todos nosotros/as. Pero indefectiblemente tiene que ser una lucha de fondo porque si no se cambia el modelo energético vamos a tener -lamentablemente- mucha indignación pero no vamos a frenar ningún tarifazo.

 

La pelea de fondo es por el modelo energético de saqueo que llevan adelante las empresas privatizadas de energía desde la década del 90. La pelea de fondo es por tirar abajo los tarifazos pero construyendo al mismo tiempo la idea en todo el país de que la energía es un derecho humano.

 

Los empresarios, los CEOs y el gobierno nos llevaron a discutir a cuántas pizzas equivale cada aumento en las facturas de gas y luz. Empresas privadas y el trío Macri-Aranguren-Iguacel nos llevaron a hablar de la energía como si fuese lo mismo que ir a un supermercado y “elegir” distintos productos, cuando el acceso a la energía es un derecho humano. No hicieron creer que “la energía es cara en todo el mundo” y que “hay que pagar lo que cuesta”. Esto es falso. En Argentina tenemos gas, petróleo, agua, viento, sol. Los recursos son nuestros, del conjunto del pueblo, y no tenemos por qué depender de las cotizaciones internacionales en dólares ni de la timba financiera de Wall Street.

 

Lo que no dicen los CEOs y el gobierno es que las empresas ganan millones y se llevan los dólares al exterior, a sus casa matrices, como podemos poner de triste ejemplo a la española Repsol. Pero hoy, en 2018, el modelo energético hiper neoliberal está saqueando Vaca Muerta y las grandes compañías petroleras son dueñas también de los proyectos de energía renovable, centrales térmicas, gasoductos, etc.. Armaron un enorme negocio con nuestra dignidad, con nuestros derechos. Es un negocio con nuestra energía.

 

Por eso la lucha contra el tarifazo, si bien es fundamental, es sólo el comienzo.

 

Vamos a tirar abajo los tarifazos y vamos a cambiar el modelo energético neoliberal.

 

Por soberanía energética y soberanía nacional.