Si pensamos en la batalla cultural, esta debería contemplar principalmente terminar con ese pensamiento discriminatorio que consiste en creer que los derechos no son para todos y todas, que hay personas que “merecen” y otras que no. Cualquier camino es bueno cuando tiene corazón por las otras, por los otros, por les otres. Recorramos infinitos caminos de solidaridad que rompan el encierro del individualismo y también el del individualismo colectivo. Justicia social para todo el pueblo. El feminismo también tiene que ver con esto, pensemos un feminismo popular que nos permita terminar con la discriminación y el maltrato permanente hacia las mujeres reclamando y exigiendo igualdad de forma colectiva. Este tiene que ser un tema obligado de cualquier tipo de organización en este tiempo que estamos transitando. La unidad es con Nosotras. La liberación de la Patria, también.

Viva la Patria, y que sea justa, libre y soberana. Viva la Matria.