8A + 16A Los desafíos (grandes y pequeños) de la Unidad

Por Laura García Vázquez

La sensación de este momento es la de estar corriendo una carrera contra el tiempo, nuestros tiempos, los de nosotras y nosotros por un lado y los de ellos, por otro. Avanzamos en organización y movilización y ellos atacan, no solamente con represión como hicieron (en esta ocasión el gobierno de María Eugenia Vidal) el martes 21 de agosto contra los trabajadores de Astillero Río Santiago, también socavan día a día las condiciones de vida cada vez más difíciles de nuestro pueblo.

Desde que en nuestro país ganó las elecciones Cambiemos, (el gobierno de los CEOs que representan los intereses de una ínfima minoría) a medida que el tiempo pasa avanza la dominación sobre nuestro país, avanza la concentración y extranjerización de la economía, se sigue fomentando la división y el individualismo (cualquier excusa es buena para esto) y también se propaga la amnesia, la distracción y la desmemoria. Todo este contexto hace que se nos aparezca la siguiente imagen:

Muchas y muchos todos los días cosemos una enorme alfombra, la alfombra de la unidad y la diversidad, y el coser es una actividad de dedicación y paciencia, cada tanto alguien pega un tirón y descose y no nos queda otra que seguir cosiendo. Cada tanto el tirón lo realiza alguien con mucha fuerza (o poder) y entonces es más lo que se descose. Y ahí tampoco nos queda otra que seguir cosiendo, por lo tanto, esta alfombra o manta se hará lo suficientemente grande cuando seamos muchas y muchos los que realicemos la paciente tarea de coser. Por otro lado, estas costuras son imprescindibles para ganarle a la ofensiva de los poderosos que operan (algunos directamente) desde el gobierno contra el pueblo trabajador.

La Unidad debe acompañar las luchas del pueblo, por eso titulamos con la marea verde del 8 de agosto y con el 16 de agosto, día en que se desarrolló el Congreso Nacional de la Multisectorial 21F y nos proponemos tender puentes entre ambos acontecimientos. Es necesario interpretar la dimensión social de las compañeras (principalmente jóvenes mujeres, las “hijas” son las protagonistas de esta lucha y son ellas las que incorporan a sus familias a la misma) y entender que el pedido de: educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir, trascendió la postura personal o individual sobre el tema y surge también como producto de la historia de desigualdad que nos afectó y nos afecta a las mujeres. Dando la batalla por la igualdad en todos los terrenos es importante que los compañeros (y los hombres en general) comprendan que nos corresponde este momento y que, habiéndose propagado una gran solidaridad entre nosotras, una hermandad profunda simbolizada por el pañuelo verde, cualquier opinión por parte de los hombres debe implicar un respeto hacia el movimiento de mujeres. Es esta la principal razón por la cual una institución como la Iglesia donde la voz de las mujeres no cuenta, donde ni siquiera se puede empezar a hablar el ejercicio del sacerdocio por parte de las mujeres, debería, democráticamente limitarse a la solidaridad con las víctimas de la hipocresía y la violencia machista. Como actuó Jesús en su momento.

La Unidad debe acompañar las luchas del pueblo, por esto también construimos el frente nacional multisectorial 21F, y este frente nace de un acto de masas, justamente el 21 de febrero de este año 2018, provocando una de las grandes derrotas al gobierno de Cambiemos. En tiempo récord (con mucho trabajo militante) se formaron 28 multisectoriales en todo el país que integran 875 organizaciones sindicales, sociales y políticas. Pero además de esta Unidad (con la correspondiente diversidad) inédita hay un programa que fue discutido y enriquecido por 28 asambleas que contiene 21 puntos desarrollados que son los siguientes:

1-Por el trabajo y el bienestar para todos. 2-Por la defensa de la producción nacional. 3-Por el acceso universal a los bienes y servicios. 4-Por el desmantelamiento de la especulación financiera. 5-Por una reforma tributaria donde paguen más los que más tienen. 6-promover el desarrollo soberano. 7-Por un plan energético nacional. 8-Por un desarrollo agroindustrial soberano. 9-Por el desarrollo de la minería cuidando la casa común. 10-Desarrollo de los recursos hídricos y de reciclado con inclusión social. 11-Educación pública de calidad orientado a promover el desarrollo y el bien común. 12-Federalismo solidario. 13-Ni casas sin gente ni gente sin casas. 14-Unir las economías regionales mediante la integración de todos los transportes particularmente el ferrocarril. 15-Sistema de Seguridad Social Universal. 16-Asistencia a la salud universal. 17-Igualdad de género. 18-Democratización de la cultura y medios de comunicación. 19-Democratización de la Justicia al servicio del pueblo. 20-Patria Grande. 21-Hacia una concertación.

Pero, además, y entre otras mociones, el Congreso aprobó: Rechazar el acuerdo con el FMI y el ajuste que se proponen incluir en Presupuesto 2019 que el gobierno enviará al Congreso. Compromiso de luchar contra esto. Mandatar a todas las multisectoriales a intensificar la resistencia y preparar un plan de lucha para contrarrestar cualquier intento de reforma laboral.  Ante la agenda que el Gobierno de Macri preparó para recibir en noviembre a los países imperialistas del G20 (que rompe con convenciones de la ONU, el Tratado de París, el modelo de desarrollo sustentable, etc.) Mandatar para realizar jornadas nacionales simultáneas de protesta contra el G20. Realizar medidas de solidaridad con los gremios y dirigentes perseguidos mediática, judicial y económicamente o con intervenciones por oponerse al régimen. Si tocan a uno, tocan a todos. Construir un Plan de Lucha Nacional para que se llame a una Concertación Económica y Social que termine este plan de ajuste.

Ponerse la Patria al hombro es entender nuestros intereses comunes dentro de la diversidad. Volviendo a la manta de la Unidad no es casual que hablemos de coser, una actividad tradicionalmente femenina, alimentar esta Unidad es tarea permanente, lograr que el protagonismo de las trabajadoras y los trabajadores se organice y pueda establecer prioridades frente a los múltiples ataques por parte del gobierno y el poder económico (especialmente el transnacional) es el camino a la Victoria. El arte de vencer se aprende en las derrotas dijo Simón Bolívar. Si somos libres todo nos sobra dijo San Martín. Hoy nuestra libertad implica desarrollarnos en un movimiento popular, nacional, democrático, latinoamericanista y feminista. Por esto el 8 de agosto y el 16 de agoto deben integrarse.

La división favorece al poder instituido, el que sostiene una sociedad cada vez más dependiente, cada vez más desigual, cada vez más injusta. Por esto la Unidad es el camino. Por esto sin Unidad no hay destino de dignidad posible. Y como dijo el compañero Hugo Moyano, la dignidad vence al miedo. Por todo esto debemos hacer esfuerzos para integrar las luchas. Soñamos con que el movimiento de mujeres participe masivamente de las acciones del movimiento obrero y también con que las mujeres sindicalistas tengan la palabra en el próximo acto del Movimiento 21F. Soñamos con un país sin niñas ni niños pobres, es decir, un país con plena Justicia Social.

Este camino es el que seguimos, con autocrítica y humildad desde la CTA autónoma, pero también, y esto es lo más importantes es el que siguen muchos hombres y mujeres desde sus lugares de militancia, sea esta política, sindical o social. Acá no se rinde nadie y a la Patria, a la Matria, la defendemos entre todas, ya sabemos que el que no quiere a su patria no quiere a su madre.

Laura García Vázquez, Bahía Blanca, 23 de agosto de 2018

Secretaria General Adjunta de lA CTA Autónoma de la Provincia de Buenos Aires